jueves, 22 de noviembre de 2012

Lo que te escribí en las sombras

Solía pensar que con tu sola presencia me bastaba
pero ahora comprendo que haberte tenido tan cerca
y no haberte abrazado 
fue como tener una bicicleta favorita y nunca haberla montado.

Es cierto, te tuve a mi lado
y recuerdo que jure que jamas seria de otra forma
sin embargo, al primer pellizco que me dieron
solté los brazos y ahora tan solo me aferro a tu sombra.

Sé que te fallé
y no sabes cuanto lamento como todo esto ha terminado,
pero déjame dejarte bien claro
que de amarte nunca he parado.

Ahora mis brazos se han cerrado
y te juro que por nada ni por nadie los abro,
pues se han vuelto duros y desconfiados
y ven enemigos por todos lados.

Son mi alma y mi corazón
de todo mi cuerpo los que menos han sufrido,
pues se tienen el uno al otro para no extrañarte tanto
en cambio el resto de mi cuerpo, mi mente no ha logrado engañarlo. 

No hay comentarios: